Nace otra generación de ferroviarios

FERROCARRILES DEL SUD -- ACTUALIDAD


 
Por primera vez en Neuquén La Fraternidad capacita a 15 jóvenes para ayudantes de conductores de trenes.


Neuquén.- Cuando Sebastián Díaz finalice sus estudios dará cuerpo a la cuarta generación de ferroviarios en su familia. Su bisabuelo fue jefe de estación al igual que su abuelo y su padre fue maquinista. Sus historias y anécdotas de juventud están relacionadas con el tren y las vías. Sabe que su bisabuelo llegó desde San Antonio cuando todavía existía el tren de pasajeros. Entiende que la privatización el ferrocarril en los ‘90 dejó a muchos compañeros de su padre sin trabajo. Y que esa coyuntura rompió con la continuidad de cuentos misteriosos y fantásticos sobre rieles.

Pero sus recuerdos son fuertes, y ahora los quiere protagonizar al mando de una locomotora. Es que Sebastián, junto a otros 14 compañeros, con idéntica herencia, estudia para ser ayudante de conductores de trenes, para agregar historias al relato familiar.


Los primeros

En la historia de Neuquén, por primera vez, el Sindicato de Conductores de Trenes La Fraternidad capacita a 15 jóvenes para ayudantes de conductores de trenes.

Los aspirantes, hijos y nietos de maquinistas, estarán habilitados para desarrollar su trabajo en locomotoras de cargas o de pasajeros. Si lo desean, en una nueva etapa, podrán seguir estudiando para alcanzar el grado de conductores.

“El curso es de gran importancia porque no teníamos escuela técnica y con mucho esfuerzo conseguimos un espacio en la estación para dar los cursos. En la historia del ferrocarril neuquino no se había hecho un curso de aspirante”, contó Hugo Tamborindegui, integrante de la comisión directiva de la Comisión Permanente de Reclamos (Copar), dependiente de La Fraternidad.

Los cursos se dan por una iniciativa del sindicato en convenio con la empresa Ferrosur Roca S.A y con la participación de la Provincia, que otorgó un espacio para dictar las clases en la antigua estación de ferrocarril ubicada en Vuelta de Obligado.

“Le damos reglamento, física, mecánica y electricidad básica que es lo elemental para un ayudante de conductor. Van a tener, además, conocimiento de un motor para arreglar algo elemental. Al conductor lo van a ayudar de distintas maneras como observando las vías o las señalizaciones”, contó Diego Echevarría, instructor del curso, que llegó desde Buenos Aires.

Por tradición, la prioridad para los cursos la tienen los familiares de ferroviarios. Una situación muy particular que se da en los 15 chicos que tienen familiares maquinistas y que cuentan, con admiración, es que iniciaron los estudios motivados por las historias contadas por sus padres o abuelos.

Sebastián Díaz contó que comenzó el curso por una cuestión laboral y por herencia, ya que tiene a su padre y tíos maquinistas de trenes.  “Estoy aprovechando la oportunidad para el día de mañana ser ayudante y luego ser maquinista como fueron mis familiares. Siempre estuve vinculado con ellos”.

Tamborindegui pidió la palabra para reforzar su historia. “Sebastián no dijo que su bisabuelo también fue jefe de estación. Me acuerdo porque fue jefe mío cuando yo recién empezaba. Era un gran tipo”.


En los '90, trenes de carga

En el aula, con un motor desarmado en el suelo, los estudiantes escuchan atentos las palabras del instructor y parecen viajar en el tiempo a aquellos momentos en que sus propios padres les explicaban sobre los menesteres de conducir un tren.

“Vengo de familia ferroviaria. Mi papá fue maquinista y también mi abuelo. Es un trabajo que puede darnos una estabilidad. Ser maquinista es una responsabilidad linda e importante por lo que marcó el ferrocarril en nuestra historia”, manifestó Nahuel Olano.

“Las historias que nos contaron ayudaron a que estemos en el lugar”, comentó Braian  Tamborindegui y continuó: "Quiero probar para en un tiempo ser conductor como mi papá y abuelo. Es un lindo trabajo y una linda oportunidad que hay que aprovechar".

La generación de alumnos está marcada por la privatización del ferrocarril en la década del '90. El tren de pasajeros dejó de venir a la región para dejar lugar sólo a los de carga.

“Me gustaría el tren de carga porque desde chico anduve con mi viejo. Y el de pasajeros estaría bueno porque tendría conocimiento de más vías y lugares”, señaló Braian.

Nahuel agregó: “Crecí con el tren de carga que es algo que conozco y prefiero conducir. Aunque me gustaría un tren de pasajeros para experimentar algo nuevo porque no lo conozco. Tenemos presente el tema de la privatización aunque no se habla mucho. Sería buena la estatización porque muchos pueblos desaparecieron cuando sacaron a los trenes. Es un método de transporte seguro, económico. Hoy todo es en colectivo para los que no tenemos auto. Es una linda alternativa que facilita la movilidad”.

El curso finalizará en enero y habrá 15 nuevos ayudantes de conductores. Los jóvenes transitarán las vías de la región, trasladan todo tipo de cargas. Tal vez, con suerte, se cumpla el sueño de muchos y puedan llevar a pasajeros sin la necesidad de emigrar.

La Mañana de Neuquén 
 24/10/2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opiñon nos interasa, compartila !!!