MATERFER (1RA PARTE )

FERROCARRILES DEL SUD  -- INFORME ESPECIAL

Material Ferroviario S.A. (Materfer) es una planta industrial constructora de material ferroviario instalada en la localidad argentina de Ferreyra, Córdoba. Fue construida por la ya desaparecida Fiat Ferroviaria a finales de la década del 50, siendo una subsidiaria de la misma hasta el año 2002.
En el año 2002 el empresario argentino Sergio Taselli compró la fabrica por US$ 5 millones, apropiándose de la maquinaria, los planos del Material rodante construido durante toda la historia de la fabrica, la marca Material Ferroviario y la sigla Materfer, el logo, la marca GMD (Grandes Motores Diésel) y la marca Agritec.

Historia

La empresa fue construida por Fiat Ferroviaria, a través de Fiat Concord, una sociedad que agrupaba a distintas subsidiarias de Fiat instaladas en Argentina.
La instalación de una planta industrial productora de material rodante en Argentina fue fundamentada en el hecho que la compañía operadora ferroviaria argentina EFEA estaba llevando a cabo la renovación de su flota de automotores y se condicionaba que parte de la producción de los mismos fuera realizada en el país.
En 1958 se comienza con la construcción de la planta industrial, y en 1962 se presenta el primer automotor, el Fiat 7131, fabricado en dicha planta.
Entre 1956 y 1968 se conforma el "Gruppo Aziende Italo Argentine" (GAIA), un conjunto de empresas italianas y argentinas que produjeron los diversos componentes que equiparon a las locomotoras GAIA.
Entre 1961 y 1967 se produjeron las locomotoras diésel-eléctricas Transfer, llevándose un ejemplar para su exposición a Italia.
En la década de los 80 Materfer comienza a producir material rodante para el mercado de exportación. En está misma década se ofrecían servicios de financiamiento y "llave en mano", además de los servicios de asistencia técnica y servicios de postventa.

Hacia mediados de la década del '50 en la Línea Roca circulaban en la sección local todo tipo de coches de madera, como los del servicio urbano y los descartados del servicio de larga distancia, en los que se incluyen los recordados “pinoteas” de la serie A 10 del FCS. Incluso hasta llegaron a circular ex eléctricos del Sarmiento como material remolcado. Estos coches, eran apodados como los “far west” gracias a su coloración marrón más clara que la de los otros coches, y seguramente, por su estado calamitoso de conservación.
Por el lado de la Línea San Martín, el panorama no era muy diferente, pues los viejos coches del BAP estaban al límite de su vida útil.
En resumen, el panorama era caótico. Toda la dotación obsoleta acumulaba décadas de uso y abuso, porque por ejemplo en el Roca, en el caso del material de larga distancia usado, una vez que retiraban los coches de los servicios originales para los que fueron concebidos, eran reemplazados en un primer estadio, con las unidades fabricadas en Holanda, debido a que este proceso comenzó años antes y luego se los sentenciaba a terminar sus días transportando gente en los trenes suburbanos. Con este diagnóstico era evidente que se necesitaba un cambio, una modernización, mientras se postergaran infinitamente los plazos para una futura electrificación de los ramales.

Entonces EFEA, la Empresa de Ferrocarriles del Estado Argentino, encarga a la fábrica Fiat Materfer el diseño y la construcción de un nuevo modelo de coche metálico para el servicio urbano. Sin embargo, existió un plan anterior sustentado en la idea de reconstruir todos los coches de madera respetando las directivas de ABGS. Aprovechando los chasis originales y cambiando la carrocería por una metálica, los boguies serían los mismos aunque se modernizarían los rodamientos de los ejes adaptándole rulemanes. A fin de cuentas se trabajó sobre una unidad experimental, numerada 7827, que permaneció por décadas tirada en los Talleres Escalada. Peculiarmente, su apariencia logró ser demasiado parecida a los coches de la serie IA-17 que si se fabricaron más tarde.
Fiat Concord a través de su división “Fabrica Material Ferroviario”, Materfer, encara la fabricación en serie, bajo licencia de la Fiat Italia del coche en cuestión. El mismo está ideado sobre la base se los estándares y especificaciones emanadas por EFEA, que tienen correlación con las normas ABGS, similares a las anteriormente aplicadas por Weskpoor.

Materfer, contaba con el asesoramiento técnico de su casa matriz, pero los diseños fueron ideados para las condiciones extremas se uso en los ferrocarriles nacionales. En las mismas, Fiat hacía hincapié en la robustez, como la resistencia a temperaturas variables o la elevada rigidez estructural. Diversas pruebas demostraron la resistencia del conjunto, soportando importantes grados de flexión y solicitación axial, capaz de formar trenes de 1000 t. desplazándose a velocidades del orden de los 130 km/h

Últimos años

En los 90 La empresa construye uno de los que serían sus últimos vehículos bajo la administración de la Fiat Ferroviaria, los coches premetro, tranvías de un solo cuerpo para el premetro de la Ciudad de Buenos Aires.
En febrero de 1998 la Justicia declaró la quiebra y la empresa cerró.

Compra de la empresa y reasunción

En el mes de marzo del año 2002, la empresa es comprada por el empresario argentino Sergio Tasselli y puesta en marcha a partir de 5 empleados, creciendo a 50 y aumentado hasta la cifra actual de 550 empleados.

 Planta industrial


Vista del exterior de planta industrial.

El predio donde se encuentra establecida la fabrica posee 25 hectáreas y la superficie cubierta posee 66.800 metros cuadrados.
La fabrica posee alrededor de 200 maquinarias, principalmente equipos de electro fusión, plegadoras y cortadoras de chapa, puentes grúa para movilizar componentes a través de las instalaciones.
En la década de los 80, trabajaban en Materfer aproximadamente 2500 empleados, principalmente en la fabricación de coches de pasajeros, locomotoras y coches motores, tanto para el mercado argentino como para el de exportación, produciendo alrededor de 1 coche de pasajeros por día.
Actualmente en la planta industrial trabajan 550 personas en la reconstrucción de material rodante ferroviario y en la fabricación de cosechadoras, Ómnibus y
maquinaria vial.


Vista del interior de la planta industrial.

Pasado y presente

Las instalaciones industriales desde sus principios contaron con maquinaria especializada para el tipo de trabajo que realizado por la empresa, el mismo abarcaba la construcción de motores diésel y eléctricos, boguies, carrocerías y bastidores.
La administración del empresario Sergio Tasselli adquirió nuevas maquinarias, tales como cortadoras laser, plegadoras de chapa y robots para soldadura.
La antigua Materfer podría decirse que era más grande que la actual empresa, lo que es reflejado en la cantidad de empleados y los niveles de producción de épocas anteriores, además de la prestación de servicios financieros y "llave en mano". Lo destacable en la nueva empresa es la diversificación en la producción, produciendo más variedad de productos, concentrándose en el transporte público (Transporte ferroviario y automotriz) y maquinaria agrícola y vial, mientras que la antigua administración se centraba mayormente en el transporte ferroviario, produciendo irregularmente otros productos.


fuentes:  wikipedia  / portal de trenes
2-10-2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opiñon nos interasa, compartila !!!