LA GLORIOSA CHANCHA ( COCHE MOTOR FIAT )

FERROCARRILES DEL SUD -- INFORME ESPECIAL --


Hacia fines de los años 50 muchas líneas de trocha ancha y media de los ferrocarriles argentinos eran servidas por diversos coches motor que permitían operar eficientemente en ramales de baja densidad o deficiente infraestructura en forma ágil y práctica.

En las líneas Roca y Sarmiento, por caso, se venían empleando los veteranos coches motor construidos por la Drewry Car Co. a mediados de la década del 30. Sin embargo, el crecimiento en la densidad del pasaje y los años de servicio acumulados sobre su espalda, tornaba insuficiente la capacidad de estos pequeños coches cuya historia hemos tratado anteriormente.

Los primeros modelos provenientes de Italia venian con este esquema de colores Verde y creman



En este marco, la por entonces Empresa de Ferrocarriles del Estado Argentino propone un programa de sustitución por vehículos de mayor capacidad y tecnología actualizada, y hacia 1958 contrata con la firma italiana FIAT la construcción de 210 unidades (entre motrices y remolcadas), contrato que pronto fue ampliado hasta alcanzar los 339 coches (171 motrices y 168 remolques).

La fabricación comenzó en 1960, construyendo FIAT de Italia 45 coches motrices y la firma francesa Decauville los 45 remolques correspondientes. El resto de los coches fue fabricado por Materfer en la planta que a este efecto levantó en la localidad de Ferreyra, en la provincia argentina de Córdoba.

Una de las primeras chanchas producidas por MATERFER en Ferreyra - Cordoba, ya con el esquema de Ferrocarriles Argentinos circulando a fines de los 60 en cercanias de Bahia Blanca


En cuanto a los motrices, estaban equipados con un motor de 12 cilindros opuestos de 660 hp de potencia acoplado permanentemente a un convertidor de par hidráulico que traccionaba sobre dos ejes del boguie delantero, contando con un tercer eje desplazado y sin pestaña al solo efecto de distribuir el peso sobre la vía. El grupo motopropulsor, junto con el resto de los elementos auxiliares, se ubicaba por debajo del salón de pasajeros evitando la pérdida de espacio útil como ocurría en los populares coches motor Ganz o en los mismísimos Drewry.

Si bien todos compartían las mismas características técnicas y configuración general se dividían en cinco modelos (identificados como MA, MB, MC, MD y ME) diferenciándose únicamente en la cantidad de asientos y la capacidad del salón de equipajes (furgón).

Los modelos MA y MB contaban con 86 asientos (ubicados en filas dobles y triples) de clase única y un furgón de dimensiones modestas, siendo el primero de trocha media (Urquiza) y el segundo de trocha ancha (Mitre, Sarmiento y Roca). El MC, por su parte, contaba con sólo 72 asientos de primera clase (dos filas dobles) y fueron entregados en su totalidad al Ferrocarril General Roca. El MD era similar al modelo MB, pero las plazas se reducían a 76 dado que el espacio destinado al furgón era de mayores dimensiones. Por último, el modelo ME estaba representado por sólo cinco coches entregados en su totalidad al Roca y no contaban con asientos ya que estaban destinados exclusivamente al transporte de mercancías
Dadoque fueron diseñados para circular, como mínimo, en forma de dupla, nos cabe referirnos a los coches que operaban indefectiblemente acoplados aquellos.

Coche Acoplado 577 en las cercanias de estacion Moreno con servicio a Mercedes-Lujan en el año 1987, en la imagen se puede apreciar la cabina del conductor posterior, gracais a esta doble cabina se acortaron mucho los tiempos de maniobra puesto que no debia trasladar la fuerza motriz de un extremo al otro del convoy en cada cabecera


De estos se construyeron también cinco tipos, siendo los identificados como RA y RB idénticos, diferenciándose únicamente por la trocha (los primeros para trocha media, los segundos para trocha ancha). Contaban con 106 asientos divididos en dos salones, con cabina auxiliar de mando y un modesto bar junto a ella. De éstos, curiosamente, ninguno fue asignado al Ferrocarril General Roca, sólo al Mitre y al Sarmiento. No obstante, este último le transfirió algunos tiempo después. Los modelos RC y RD eran idénticos en su fisonomía (contaban ambos con tres salones y cabina auxiliar de mando), diferenciándose en las comodidades disponibles. Mientras que el primero contaba con 102 asientos de clase única, el otro (exclusivo del Ferrocarril General Roca) contaba con 90 plazas de primera clase. El último modelo, identificado como RE, era un acoplado sin cabina de conducción (para ser utilizado como intermedio) y 107 asientos de clase única divididos en tres salones.

La identificación de las unidades obedecía a un código alfanumérico, llevando los motrices tipo MA, MB y MD las letras CMU (por Coche Motor de Unica clase) antepuestas al número. Los coches del tipo MC llevaban la sigla CMP (por Coche Motor de Primera clase) mientras que los del tipo ME ostentaban la sigla CMF (por Coche Motor Furgón). Los acoplados, por su parte, llevaban las siglas CAU (por Coche Acoplado de Unica Clase) o CAP (Coche Acoplado de Primera Clase).

Modelos por comodidades


La construcción se llevó a cabo entre 1960 y 1963, saliendo de la planta de montaje con novedosa decoración en colores verde y amarillo que les otorgaba un toque de particular distinción en medio de la monocromía que ostentaba por aquellos años el material remolcado de EFEA. Hacia 1965, sin embargo, el Ferrocarril Mitre aplicó la decoración oficial en amarillo, rojo, franja azul y plateado, que se extendió al resto del parque para 1969.

La puesta en servicio de los 7131 significó el retiro progresivo de la mayoría de los coches motor que circulaban por aquella época, tanto en la trocha ancha como en la trocha media, excepto en el Ferrocarril San Martin que -al igual que lo que ocurría en la trocha métrica, fue dotada con coches motor de origen Húngaro (los conocidos Ganz).

De esta manera, integrando formaciones de entre dos y seis unidades, se adentraron en la geografía argentina en cada uno de los ferrocarriles citados. En el Ferrocarril Mitre se destacaron en los servicios entre Retiro y Pergamino, Retiro – Zárate - San Pedro – San Nicolás y numerosos servicios en la zona norte de la provincia de Buenos Aires y Santa Fe.

Una Chancha con el esquema de ferrocarriles Argentinos para serivicios de larga distancia.


Su principal actuación, no obstante, se dio en los Ferrocarriles Roca y Sarmiento, donde lentamente fueron desplazando a los veteranos Drewry, Birmingham y Armstrong Whitwhort en los servicios suburbanos Temperley a La Plata y Cañuelas, Haedo a Mármol, Merlo – Lobos, Pereyra – Ensenada, La Plata – Pipinas, Atalaya y Magdalena, Moreno – Lujan – Mercedes, Lobos – Navarro, etc. También cabe citar los servicios entre Bahía Blanca y Darregueira, Gral. Acha y Patagones; Plaza Constitución a Tandil, Daireaux, Necochea o Toay sólo por citar los de mayor relevancia.

Uno de los coches furgón, el CMF 5060, fue modificado incorporándose una cabina de conducción auxiliar en el extremo donde acoplaría el remolque, a fin de poder ser utilizado como coche motor simple, Después de algún tiempo actuando como ambulancia, fue destinado a servicio de recaudación en estaciones terminando sus días como auténtica locomotora de auxilio de equipos averiados. Otro de los furgones, el CMF 5064, operó hasta mediados de los años 80 con el tren 2119/2120 entre Plaza Constitución y Daireaux dedicándose también a las tareas de auxilio una vez que fue reemplazado por tren convencional en aquel servicio.

La década del 90 los encontró relegados a servicios mayormente locales, entre Temperley y Haedo, La Plata y Río Santiago, Merlo – Lobos y Villa Ballester –Zárate. Su estado, sin embargo, era generalmente crítico, y las roturas y averías en el trayecto eran moneda corriente, tanto como el fuego espontáneo que pareció ser su peor enemigo (alguien asegura que es el talón de aquiles de los productos Fiat) y diezmó el parque de forma considerable. Entre tanto, lugares como Tolosa (F.C.G. Roca) o Victoria (F.C.G.Bme. Mitre) se convirtieron en auténticas morgues de estos nobles coches, que formando interminables trenes de óxido y suciedad esperaban su ominoso destino.

CM Fiat en el mercado central de Buenos Aires corriendo un efímero servicio conocido como "el económico" que iba desde La Tablada hasta el mercado central a preincipios de los 90


La década de los noventa fue crucial para la historia de estos nobles coches motor. La aplicación decisiva de políticas neoliberales llevó al cierre indiscriminado de líneas y ramales en todo el territorio argentino extinguiendo la necesidad que había originado la utilización de este tipo de vehículos. Hay que sumar a ello los más de treinta años de servicio que los 7131 cargaban en su espalda, con ineficiente mantenimiento y siendo muchas veces presa de peleas donde se mezclaban intereses políticos y sindicales. Finalmente, la privatización de los servicios urbanos de pasajeros hacia 1992 significó la casi desaparición de su redondeada figura.

La creación de una cooperativa que prometía prestar el desaparecido servicio entre Ringuelet y Brandsen (bautizada como “Ferroser”) motivó el desplazamiento de un equipo hasta esa última estación, que llegó a ser decorado en colores blanco y azul pero sin embargo nunca llegó a prestar servicio.

El 7131 de "Ferroser", nunca llego a prestar servicio
Asi se encontraba hasta hace algunas semanas tirado en Ferreyra, Pcia de Cordoba. Por suerte hoy en dia se encuentra en estación Soldini esperando su traslado a talleres Junin para su restauración y puesta a punto para correr un servicio al sur de Santa Fe


El ramal Merlo-Lobos fue uno de los últimos donde se los pudo ver corriendo, reemplazados progresivamente por “modernos” coches motor del tipo “liviano” desarrollados por Materfer, de discutible prestación y comodidad en comparación con los que nos ocupa. El corredor Temperley-Haedo fue otro reducto donde terminaron sus días, reemplazados luego por servicios traccionados.

en los últimos tiempos corriendo un servicio local en Junin (año 2000)


El trayecto Victoria-Capilla del Señor fue el último donde varios de estos equipos prestaron servicio regular, incluso luego de que el ramal fuera concesionado a la empresa Trenes de Buenos Aires, que si bien aplicó los colores institucionales a algunos coches, en la mayoría simplemente procedió a identificarlos con el logotipo institucional.

Uno de los pocos registros de un CM Fiat MU pintado con los colores de TBA hace algunos años en empalme Haedo.


Un dato de color fue la puesta en marcha, en 1996, de un equipo entre Plaza Constitución y Lezama por vías del ex Ferrocarril Roca, para lo cual la U.E.P.F.P. debió retrochar un equipo del ex Ferrocarril Urquiza que destacaba por su excelente estado de conservación. El servicio, bautizado como “El Pejerrey” (pues confiaba servir a quienes viajaban a la cuenca del salado para la pesca deportiva de esa especie) apenas duró unas semanas hasta su definitivo levantamiento. Años después, el mismo equipo fue trasladado a vías del Ferrocarril San Martín para correr el servicio a Junín donde terminó sus días, notablemente deteriorado, en noviembre de 2000. Desde entonces, sólo se los pudo ver semidestruídos en diversas playas como, por ejemplo, Haedo del ex Ferrocarril Sarmiento, ahora en manos de TBA.

Este es el mismo tren de la imagen del local a Junin, pero en 1996, corriendo el servicio "el pejerrey"


Pero un nuevo capítulo se comenzó a escribir en su historia recientemente, cuando la empresa Trenes Especiales Argentinos, tras un laborioso y cuidado trabajo de restauración, trajo nuevamente a la vida un equipo de trocha media con objeto de cubrir diversos servicios en nuestra mesopotamia, lo que fue celebrado con igual entusiasmo por aficionados a los ferrocarriles y por los habitantes del interior, que sueñan con la vuelta de un servicio vital para la vida de esos pueblos vítcimas de la indiferencia oficial.

El glorioso 5968 de TEA (Trenes Especiales Argentinos) Pasando por estación Francisco Beiro del FCGU rumbo a Federico Lacroze


Por supuesto, la historia que hemos presentado aquí es infinitamente incompleta. Cuarenta años de servicio en la época más compleja de los ferrocarriles argentinos sumó en su historial innumerables cuestiones y anécdotas que inevitablemente escapan a esta síntesis. No dudamos, sin embargo, que pronto será descrita con mayor detalle vida de estos coches motor que guardan un lugar de privilegio en la memoria de ferroviarios, pasajeros y aficionados al riel.




Lamentablemente para muchos de estos equipos que transportaron decenas de millones de Argentinos durante 4 décadas en todo el pais esta es la triste realidad, pero no todo esta perdido, porque la realidad tambien marca que tenemos a una chancha haciendo Patria en el Litoral

Con el objetivo de tener una formación ferroviaria versátil para el corredor Monte Caseros - Corrientes, la empresa TEA (que actualmente corre el tren de Lacroze a Posadas) encaró la puesta a punto de una chancha fiat (oficialmente, un coche motor Fiat 7131) que se encontraba detenida desde marzo de 1993. Lo curioso del caso es que se contempló la recuperación del coche cuando aún no se ha podido dar un solo paso en lo referente a la reparación del tramo Curuzú Cuatiá - Corrientes, que tiene serias obstrucciones. Pero TEA quiere tener "el tren listo" para el día en que estén dadas las condiciones. Mientras tanto, su destino puede llegar a ser otro.


En esta sección de fotos podremos ver el proceso de reparación encarado por TEA. Además, esta tarea trajo aparejada la reutilización de las instalaciones de los Talleres Paraná, paralizados también desde 1993. Ambos hechos son insólitos y constituyen un ejemplo a seguir en otros lugares del país, en donde siempre se habla de inversiones millonarias ó de dejar todo como está. Incluso le preguntamos al Gobierno si es verdad que ellos también repararán otras chanchas, y dijeron "nooo, para ná..."

Si bien la magnitud de los trabajos no permiten refuncionalizar la totalidad del predio (que es enorme), hay que destacar lo importante de este hecho, en donde una PyME que no recibe subsidios de la Nación, apuesta a la recuperación de coches argentinos, y reincorpora personal idóneo que trabajó en las épocas de F.A. (observen la X de remate del ONABE en algunos sitios...)

ASI ESTABA CUANDO LLEGO





ASI SE RESTAURO


ASI QUEDO

Impresionante no? mas sorprendente es que toda la restauración costo en total (incluyendo mano de obra, repuestos, insumos) U$S 250.000, cifra importante, cierto, pero comparado con los U$S 2.500.000 que cuesta un equipo similar nuevo aunque de calidad bastante dudosa producido por la empresa Materfer, propiedad de $ergio Ta$$elli (Ex concecionario de las lineas Roca, San Martin y Belgrano sur) es un numero que cierra por todos lados, reactivación de la industria ferroviaria nacional, utilización de equipos que ya tenemos en nuestro territorio sin importar chatarra de Europa y volver a tener decenas de estas magnificas piezas puliendo rieles nuevamente!

FUENTES: PLATAFORMA 14 / TODO TRENES / TRENES CORDOBES /FERROCARRILES ARGENTINOS .-
  16-09-2011

2 comentarios:

Tu Opiñon nos interasa, compartila !!!