La Ciudad espera habilitar la próxima semana la extensión del subte A

FERROCARRILES DEL SUD -- ACTUALIDAD 


Murales, nueva cartelería informativa y máquinas interactivas para hacer denuncias o sacar turnos en los hospitales públicos. Tales son algunas de las novedades de las nuevas estaciones San Pedrito y Flores, de la línea A del subte. La Ciudad tiene todo listo para estrenarlas, pero resolvió no hacerlo hasta tener concluidas las negociaciones con los delegados para que extiendan su jornada laboral. Con todo, esperan poder inaugurarlas la semana próxima.
Así, estas estaciones cuyas obras civiles fueron terminadas en 2007, durante la gestión de Jorge Telerman, ahora esperan el visto bueno de los metrodelegados para que no se repitan los conflictos que durante el pasado agosto signaron a la línea B y que durante varios días impidieron que las formaciones llegaran a las nuevas estaciones de Villa Urquiza.
LA NACION recorrió las nuevas estaciones y el túnel que une la estación de Flores hasta las cocheras terminales. Por estos días, la Ciudad negocia con los metrodelegados las nuevas condiciones laborales y el tiempo de servicio, para poder extender la red no antes de la semana próxima.
Hoy, el único reclamo gremial en la línea A tiene como centro la extensión de la jornada laboral; los túneles y las nuevas estaciones no presentan problemas de filtración de agua ni de seguridad, según indicaron los propios trabajadores de Metrovías. En la actualidad, los maquinistas realizan cinco vueltas por día, que demandan un tiempo de 4 horas y 30 minutos de su jornada laboral de seis horas. Con las nuevas estaciones, el tiempo de servicio se extenderá a 4 horas y 55 minutos, aproximadamente.
Si las negociaciones prosperan, se pondrá fecha para el estreno de las nuevas estaciones, que a diferencia de las de Echeverría y Juan Manuel de Rosas, en la línea B, tienen habilitado el sistema de comunicación tierra-tren, mediante un teléfono.
El principal cuestionamiento de la línea A, a juzgar por los metrodelegados, es la carencia de trenes para que el servicio y la frecuencia se cumplan satisfactoriamente cuando se habiliten Flores y San Pedrito. La línea A utiliza en la actualidad 16 trenes; nueve de ellos son coches chinos que proveyó la Nación, y el resto, de la marca Fiat. Ahora, sumará dos trenes de cinco coches cada uno con dos formaciones Siemens Schuckert, reacondicionados en el país.
Así, con las nuevas estaciones, la línea A funcionará con 18 trenes en total. Según los metrodelegados, habrá serias demoras en el servicio y los trenes estarán sobrecargados en las horas pico. La Ciudad, en cambio, sostiene que la frecuencia entre un tren y otro será menor.
Roberto Pianelli, secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (Agtsyp), dijo a LA NACION que en la línea A "va a ocurrir lo mismo que en la B: habrá muchas demoras por falta de formaciones. Sbase sostiene que los coches chinos tienen mejor performance y que por eso pueden compensar los trenes que faltan, pero esto no es así, porque es necesario incorporar más formaciones".
Para Juan Pablo Piccardo, presidente de Subterráneos Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase), con los nuevos trenes "se pasará de la frecuencia actual de 3 minutos con 53 segundos a 3 minutos con 20 segundos. Esto es matemática pura. No entiendo de dónde sacan esta aseveración los metrodelegados. Si uno divide el tiempo que se tarda en hacer una vuelta completa por la cantidad de trenes que habrá en funcionamiento, da la frecuencia".
Piccardo comentó que se están terminando de ajustar los detalles técnicos en los trenes Siemens Schuckert, equipados con asientos rojos y con amplios pasos entre un coche y otro, lo que permite observar el tren de una punta a la otra.
"Las pruebas hidráulicas están respondiendo muy bien", dijo Piccardo. Consultado sobre por qué no colocaron en los nuevos coches chinos el sistema de frenado conocido como ATP ( automatic train protection ), tal como se había anunciado, indicó que "sólo se podrá realizar cuando estén todos los coches chinos en funcionamiento en la línea A, porque si no es muy costoso adaptar a los Fiat y a los Siemens con ese sistema".
El ATP es un sistema de seguridad que supervisa la conducción en trenes y que aplica freno de emergencia o impide otras acciones cuando no se cumplen algunas condiciones.
La Ciudad considera que con el estreno de las estaciones San José de Flores y San Pedrito se sumarán 35.000 pasajeros a los 400.000 que ya transporta por día. Según Piccardo, el año próximo se sumarán cinco trenes más a la línea A, lo cual reduciría la frecuencia a poco más de dos minutos. Pero para eso deberá lograrse primero el acuerdo que haga posible inaugurar la extensión sin contratiempos gremiales.
QUITAN LOS GRAFITIS DE LAS FORMACIONES
La Ciudad comenzó con los trabajos de limpieza profunda de los coches de las líneas B, C, D y E, que están grafitados por actos de vandalismo. Además de la limpieza, se colocará en cada formación un producto especial antigrafitis para preservar los coches.
Los trabajos se llevan adelante con equipos de 12 personas durante la noche. Según la Ciudad, el período aproximado que se demora en lograr la limpieza profunda y puesta en valor de cada formación es de diez días. "Se estima que para fin de año se habrán terminado de limpiar todos los subtes", dijo Juan Pablo Piccardo, presidente de Sbase. 
La Nación
03-09-13

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opiñon nos interasa, compartila !!!