Los Vasiuk y los Bertoni, dos familias ferroviarias

FERROCARRILES DEL SUD -- INFORME

Entre tantas remembranzas de historias de vida ferroviarias, y analizadas las causales que hicieron que el Ferrocarril del Sud extendiera su línea férrea hacia nuestras tierras, en los albores del siglo XX, encontramos estas familias que evocan con orgullo la vida en las colonias ferroviarias asentadas a lo largo de las vías, que dividían Neuquén en el Alto y el Bajo. Sesenta años de amistad y muchas coincidencias en este relato narrado por sus propios protagonistas. "No somos mellizos ni gemelos, somos hermanos. Nuestra amistad comienza en la panza de nuestras madres (en 1949), ya que Doña María y Doña Luisa se conocían cuando estaban embarazadas, como también nuestros padres, quienes integraban la vasta familia ferroviaria. Es decir que desde el 13 de agosto hasta el 25 de octubre de 2009, fecha de nuestros cumpleaños, estuvimos festejando los 60 años de amistad entre nuestras numerosas familias. Vivíamos en las colonias ferroviarias, entre las calles Tierra del Fuego y Mitre, sobre las vías del ferrocarril, frente al famoso tanque de agua de color negro que abastecía a todo el barrio, aún hoy de pie. Comenzamos nuestra educación en el Jardín de Infantes ubicado en la Plazoleta de Avenida Olascoaga entre Mitre y Sarmiento. Muy cerquita estaba funcionando el Kiosco redondo, de chapa, de Oscar Pérez (lo llamaban “Dos de oro”), Cuando fuimos grandes seguimos juntos la pimaria en la Escuela Nº 2 desde primero a séptimo grado, circulando para ir a la escuela, caminando por la Diagonal 25 de Mayo de punta a punta, en la sombra de los eucaliptos. Recuerdo la enorme capacidad de trasmitir y enseñar de todos los maestros, sin excepción, que a diario nos impartían sus conocimientos. Una vez superada la etapa de la escuela primaria y secundaria, llegó el momento en que nos convocan al servicio militar, hacia fines de la década del ‘60. Para sorpresa nuestra, fuimos sorteados con los números 203 y 215, en ese entonces nuestra clase se convocó hasta el 190: nos salvamos los dos por un pelito. No obstante tuvimos que hacer un curso de tiro al blanco en el Tiro Federal. Después de seis meses de incertidumbre, finalmente nos entregan la Libreta de Enrolamiento firmada por la autoridad militar. Cuando salíamos a divertirnos, era difícil que las chicas nos creyeran de todas nuestras coincidencias, ya que los dos nos llamamos Carlos, los dos de la misma edad, los dos vivíamos en el mismo barrio, los dos íbamos a la misma escuela, juntos tomamos la primera comunión". Colonias ferroviarias. "También queremos rendir homenaje a todos los integrantes de la familia ferroviaria, maquinistas, guardas, personal de mantenimiento, que engrandecieron y dieron vida al ramal Neuquén-Zapala. Vivíamos en el barrio Ferroviario, apenas a 30 metros de las vías por donde circulaban los trenes de pasajeros, de carga, y de donde se hacían las maniobras locales. ¡Imagínense los saltos que pegábamos cada vez que pasaba un tren, hasta que nos acostumbramos al ruido!. Hoy a la distancia, vemos con nostalgia aquel Neuquén en el que todos nos conocíamos, nos saludamos, sabíamos quién era quién y a qué se dedicaba o dónde trabajaba". Empleado municipal. Carlos Vasiuk fue trabajador del equipo del ingeniero Alonso, responsable de la realización del monumento al general San Martín, entre otras obras. “Como empleado municipal tuve el privilegio de inaugurar el Palacio Municipal, de Roca y Avenida Argentina, primero el cuarto piso, donde funcionaba la Secretaría de Obras Públicas". Sus familias. Carlos Vasiuk se casó con Marta Vidal y Carlos Bertoni con Marta Segat, también de familias neuquinas, con quienes formaron una numerosa familia. La amistad ejemplificada con una historia. "Siempre nos gusta contar esta historia que, a modo de comparación, nos muestra el grado de amistad que tenemos. Había terminado la guerra y todos los soldados se encontraban en el campamento descansando y reponiéndose de las heridas.De pronto, viene un soldado y pide hablar con el sargento, pidiéndole permiso para volver al campo de batalla a buscar a su amigo. Este deniega el permiso, diciéndoles que era en vano que volviera, ya que estaban todos muertos. A pesar de esto, el soldado no hace caso a la orden y se marcha al lugar de los hechos. Al otro día vuelve, con el cuerpo de su amigo muerto, y lo recibe el sargento que le había denegado el permiso exclamándole: ¡Vio soldado, yo le dije que todos habían muerto, no quedaba ninguno vivo! El soldado le responde: Mi sargento, cuando llegué vi el cuerpo de mi amigo que aún estaba vivo y sabe lo que me dijo: Hermano, ¡yo sabía que ibas a volver! En nuestra amistad, nunca mezclamos la política. Siempre fuimos laburantes, desde muy chicos". Carlos Vasiuk fue cadete en la farmacia Fittipaldi desde los 12 años, hacia diadermina, la mejor del pueblo. Bicicleta de reparto rueda chica y rueda grande, con canasto” (La diadermina era una crema para la piel irritada por la tierra que volaba en los fuertes vientos del Neuquén de ayer). "Podemos contar mil anécdotas, el accidente del Pete Izquierdo (dirigente del gremio de los judiciales e hijo de ferroviario), la caída del Comet IV, etcétera. Si bien nuestras familias tomaron rumbos diferentes, nos seguimos visitando con mucha frecuencia, acompañándonos en cualquier fiesta que acontezca". Estos relatos, enlazan y vinculan la historia neuquina, en este caso las vivencias de las familias Vasiuk y Bertoni, y nos traen a la memoria recuerdos muy importantes para aquellos que nacimos en aquel Neuquén, pequeño y poco poblado, en donde todos nos conocíamos. Hoy el urbanismo y el arribo de migrantes lo han convertido en una populosa ciudad con un promisorio futuro, como lo había predicho el ministro Joaquín V. González cuando vino a inaugurar la nueva capital, a principios del siglo XX.


La Mañana Neuquen
26-12-2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opiñon nos interasa, compartila !!!