El retorno del Gran Capitán es una necesidad de los humildes

FERROCARRILES DEL SUD -- ACTUALIDAD NACIONAL 

La empresa ALL demandará al Estado por la rescisión de contratos. Debían mantener las vías pero no lo hicieron. En Basavilbaso dan cuenta de su mal estado. Un pasaje a Buenos Aires desde allí costaba 30 pesos.


Por su costo reducido y su paso por incontables localidades de las provincias de Misiones, Corrientes, Entre Ríos y Buenos Aires, el servicio que prestaba Trenes Especiales Argentinos (TEA) fue conocido como El tren de los pobres. El Gran Capitán era la garantía de unión y encuentro de las familias con menos recursos. Sobre finales de 2011 dejó de funcionar. La empresa brasileña América Latina Logística (ALL) tenía la concesión de mantener el estado de las vías, pero no lo hizo según lo pautado. El Estado nacional le rescindió el contrato y en respuesta, la empresa demandará al país. En la Capital del riel, el tren es historia, raíz y la necesidad de los humildes. 

Para Alba Hernández, viceintendenta de Basavilbaso, la vuelta del tren es importante para la ciudad y también para los vecinos que nacieron gracias a las posibilidades que les brindó este medio de transporte y comunicación. 

Sin embargo, sostiene que el retorno del servicio debe hacerse con las inversiones necesarias en las vías y maquinarias. A su vez reconoció todo el trabajo que hacen los vecinos para lograr la reactivación. “Siempre es importante que el tren vuelva a andar y tenemos que poner énfasis en el Gran Capitán”, dijo a UNO, y agregó: “Hay gestiones, pasa el tiempo y aún no hay respuestas positivas y el tren es la unión de las provincias con Buenos Aires”. 

Antes de dejar de andar, el costo de un pasaje en el Gran Capitán era de 148 pesos por persona si se viajaba desde Misiones a Buenos Aires. Desde Basso el precio del pasaje era de 30 pesos. 

“ALL es la concesionaria brasileña que trabajaba las vías y el transporte de carga. Tenían que cuidar y mantener las vías, pero el gobierno este año les sacó la concesión. En el último tiempo los trenes descarrilaban, y si bien no eran hechos graves no se lograba lo que se había acordado”, destacó Hernández.

Sostuvo y remarcó la necesidad del mejoramiento de las condiciones del tren para que se vuelvan a unir las provincias del litoral. “Hoy no se tiene tren y con los costos en colectivo se beneficiaría a los que tienen menores recursos”.


Familias enteras

Intereses contrapuestos entre empresas, Estado y sindicatos llevaron al Gran Capitán a la situación en la que hoy está.  “No hay consensos en los criterios. El tren es una necesidad de todas las localidad por donde pasaba. Era una cuestión de vínculos para los sectores más vulnerables. Al reclamo por el tren lo realizan más fuerte en épocas de vacaciones y en las fiestas, cuando familias enteras viajaban. Están buscando el mejoramiento, pero por ahí falta sentarse a acordar y la inversión necesaria”, remató Hernández.

Entre 2003 a 2011 fue la empresa TEA la que operó el tren Gran Capitán con dos frecuencias semanales. El viaje completo era de 30 horas debido, entre otros aspectos, al mal estado de las vías. Tampoco había subsidio del Estado nacional. En verano llegó a transportar pasajeros en 17 vehículos por viaje con tarifas bajas.

Las cifras

148 Era el costo del pasaje del Gran Capitán para atravesar toda la Mesopotamia, cruzar Ente Ríos y llegar a Buenos Aires.

17 Es la cantidad de vehículos que se disponían cada verano e iban llenos. Un viaje completo duraba más de 30 horas.


Para la empresa brasileña la pérdida en 2013 fue millonaria

Desde 1999, ALL explotaba un ramal que atravesaba la región de Cuyo -San Luis, San Juan y Mendoza- y Córdoba. Los dos llegaban a las terminales portuarias en Buenos Aires. También explotaba otros en la Mesopotamia -Entre Ríos, Corrientes y Misiones- con terminal portuaria en la capital del país.

La empresa brasileña ALL anunció días atrás, que demandará al Estado argentino por la rescisión de las concesiones de los servicios de carga anunciada el 4 de junio por el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo.

La compañía informó una pérdida de 74,4 millones de reales -unos 32,3 millones de dólares- en el segundo trimestre y además argumentó que en los seis primeros meses del año, registró una pérdida de 40,4 millones de reales, el equivalente de 17,6 millones de dólares.

El 4 de junio, en una conferencia de prensa, Randazzo dijo que la decisión anunciada estuvo “vinculada al incumplimiento de los contratos y con el compromiso del gobierno nacional de poder bajar los costos de logística para que las producciones regionales sean cada vez más competitivas”. 

Las dos redes ferroviarias de cargas que pertenecían a la empresa ALL, una que atraviesa la región de Cuyo y otra que lo hacía por la zona mesopotámica, quedaron, según lo anunciado, bajo la órbita de la empresa Belgrano Cargas y Logística SA, cuyo directorio quedó constituido horas antes de los anuncios que se hicieron en la Sala de Conferencias de la Casa Rosada.

“Uno de los desafíos que nos pusimos fue recuperar el servicio de trenes de pasajeros y los de carga”, dijo Randazzo en su momento al explicar los alcances de estas medidas.

Al momento, tanto en Basavilbaso como en el resto de las localidades por donde pasaba el tren, están a la espera de la reactivación de la formación.

 UnoEntreRios.com.ar 
09/08/2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opiñon nos interasa, compartila !!!