Denuncian que hay filtraciones en las nuevas estaciones de la línea B

FERROCARRILES DEL SUD -- ACTUALIDAD NACIONAL



Las dos estaciones de la línea B que el gobierno porteño pretende inaugurar antes de fin de mes, Echeverría y Juan Manuel de Rosas, están bajo la lupa. La Asociación Gremial de Trabajadores y Subte y Premetro (Agtsyp) denunció que ambas paradas tienen serios problemas de filtraciones de agua que podrían ocasionar graves problemas de seguridad por los tendidos eléctricos expuestos a la humedad.  Según un relevamiento fotográfico hecho por los "metrodelegados" el mes pasado, constataron llamativas filtraciones tanto en andenes, paredes y techos como en la nueva cochera-taller de la línea B, donde en algunos casos también afectan a los tableros de electricidad.  Desde Subterráneos Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase) indicaron que las filtraciones en las estaciones Echeverría y Juan Manuel de Rosas, cuyo estreno tiene más de dos años de demora, están siendo reparadas y que esto no comprometerá "la seguridad de los pasajeros". Además, sostuvieron que se mantenía la decisión de inaugurar ambas estaciones antes de fin de mes.  En principio, los "metrodelegados" analizan la posibilidad de presentar una medida cautelar para impedir su estreno sin antes resolver el problema de las pérdidas de agua.  "Lo que está sucediendo es una verdadera locura: en la última inundación grande que hubo en la ciudad [el 2 de abril pasado], el agua, por ejemplo, superó los 30 centímetros en los andenes de la estación Echeverría. Y en Juan Manuel de Rosas hay un arroyo debajo por donde pasan los equipos de comunicación. Todo esto es muy riesgoso y lo estamos denunciando porque ninguna de las estaciones hoy está lista para ponerse en funcionamiento", dijo a LA NACION Claudio Dellecarbonara, delegado de la línea B.  En el informe se detalla: "Las filtraciones también se dan por igual del lado del vestíbulo Monroe. A esto debe sumársele que durante la última gran lluvia del día 2 de abril el agua ingresó en forma de torrentes a la estación, llegando a niveles por encima de la línea de tomacorrientes y dañando todo el piso técnico de la boletería de este último sector...".  Además, se detalla: "El andén no es excepción en esta circunstancia, dándose el hecho de que, por ser éste el nivel más bajo, los sistemas de achique deben estar permanentemente funcionando muchas veces sin dar abasto por el continuo caudal, sumándose a esto la afectación de las instalaciones por las incrustaciones producidas por el tenor salino de las filtraciones. Esto motiva que se lleguen a encharcar salas (como la de máquinas de escaleras) o directamente las zonas de ascenso y descenso de pasajeros".  Según consta en el informe, las filtraciones de agua también se observan en los vestuarios, en la sala de conductores, en el sector de boleterías y en la sala de descanso de los señaleros. "En el caso particular de los tableros, se advierte el estado de la sala de bombas a la altura de la Progresiva 3800, en donde las filtraciones han hecho que deba cubrirse con un plástico el tablero. Todo esto sin perjuicio del riesgo para los obreros de la construcción que se encuentran trabajando en precarias condiciones en ese ambiente con portátiles sin puesta a tierra", se puntualizó en el informe.

DIFERENTES TÉCNICAS

Un operario que trabajó en la obra civil de las excavaciones, las paradas y la playa de maniobras de la extensión de la línea B explicó a LA NACION que los túneles y las estaciones fueron construidos con una técnica diferente de la empleada para la construcción del tendido entre la estación cabecera y la playa de maniobras, y la playa en sí. Y confió que, quizá por causa de eso, existen filtraciones en este último tramo.  Desde Sbase indicaron que se estaban realizando trabajos para solucionar los problemas que se presentaron, pero que cuando se inauguren ambas estaciones "la seguridad de los pasajeros de ninguna manera estará en riesgo".  Dellecarbonara, en cambio, sostiene que si las estaciones se inauguran antes de fin de mes no tendrán mecanismos de comunicación "entre el tren y la base" porque no están instalados los circuitos.  Con las dos nuevas estaciones, la línea B llegará hasta Villa Urquiza y sumará unos 50.000 pasajeros al recorrido por debajo del eje de las avenidas Corrientes y Triunvirato. Además, a las 21 formaciones de seis coches que hoy circulan en este tendido se agregarán seis más, con igual cantidad de vagones. 
La Nación
18-07-2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opiñon nos interasa, compartila !!!