Un cambio formal, imperceptible para el usuario

    FERROCARRILES DEL SUD -- INFORME   

Más que una estatización plena, la nueva medida del gobierno para las líneas San Martín, Roca y Belgrano Sur, constituye apenas un cambio formal en la relación con los actuales operadores privados que contiene promesas de mayor control del Estado. Por más que el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, intente mostrar este anuncio como “una estatización” no se puede considerar como tal por que las tres líneas están reestatizadas desde mediados de la década pasada. Por incumplimiento de inversiones y el pésimo servicio que estaba brindando, el Ferrocarril San Martín, volvió a manos del Estado en 2004, por un decreto del entonces presidente Néstor Kirchner. Por los mismos motivos, en 2007 Kirchner también estatizó las líneas Roca y Belgrano Sur. Estos tres ferrocarriles eran operados por el grupo metropolitano que estaba bajo el mando del polémico empresario Sergio Taselli.  Después de haber sido reestatizados, el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, decidió contratar una nueva operadora privada para esos servicios. Así nació la UGOFE, integrada inicialmente por la ex-TBA (grupo Cirigliano), Metrovías (grupo Roggio) y Ferrovías (Grupo EMPA- Romero). Jaime, contrató a la UGOFE para que “opere y mantenga los trenes” por “cuenta y orden” del Estado para esas tareas. Dicha empresa cobraba un honorario por gerenciamiento, licitaba y certificaba las obras indicadas por el Estado. El personal de los tres ferrocarriles pasó a la órbita estatal y los sueldos quedaron a cargo del gobierno.  Este esquema es el que estuvo vigente hasta el momento. El cambio que implementa ahora Randazzo consiste en una nueva forma de contratación con la UGOFE que, según lo que se anticipó ayer, pasará a ser una “mandante “ de las instrucciones y órdenes que recibirá de las empresas estatales ferroviarias. Esta mayor actuación y presencia del Estado está disparada por una necesidad política de cara a las elecciones de octubre y sin mejoras concretas en la calidad de los servicios. La administración K resolvió jugar esta carta orientada a captar adhesiones de los sectores de la izquierda que vienen reclamando una estatización total de los ferrocarriles.  Mas allá del contenido épico que se intentará darle al anuncio, para los usuarios la realidad seguirá siendo la misma. 
Clarín
21-08-13

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opiñon nos interasa, compartila !!!