Del aumento del pasaje al cambio total en la línea A

FERROCARRILES DEL SUD -- NACIONALES




“Usaba el subte de lunes a sábado para ir a estudiar y trabajar. Vivo en Provincia y son más de cuarenta minutos para llegar al Centro. Siempre hice combinación de tren y después subte, pero cuando subió a $ 2,50 me pareció una locura. Gastaba casi $ 200 de boleto al mes. Y cuando me di cuenta de que tardaba muchísimo más no dudé en volver a tomarlo”. Una síntesis, en una pasajera, Micaela Limoni, en diálogo con Clarín. Hay otras miradas, como la de José Ansuaga, un usuario habitual de la C, que nunca dejó de usar el servicio y todavía no distingue si hay más pasajeros. “Viajo todos los días y no hay gran cambio. Está igual. Siempre lo uso porque me resulta cómodo y práctico ”, explicó.  Luego de estar un tiempo cerrada por reformas, en la línea A se nota más la vuelta de pasajeros. Cargando la SUBE en la estación Piedras, Cristina aseguró: “Tomo la A todos los días. Cuando la cerraron tuve que tomar el colectivo. Pero es imposible moverse por tierra, es muy lento. Por eso tuve que volver al subte”.  Matías Cirigliano, en cambio, ahora combina el subte con el colectivo. Pero en un momento dejó la línea D para ir y volver de la facultad. “Busqué otra alternativa pero por razones de horarios alterno: cuando salgo con tiempo tomo el colectivo y cuando voy más apurado uso la D hasta Facultad de Medicina”, comentó.  Para quienes trabajan bajo tierra, como los auxiliares del subte o los guardas, el cambio es notorio. “Veo un cambio. Ojalá se siga sumando más gente. Es sabido que por arriba no se puede andar”, contó Miguel Charra, auxiliar de la estación Piedras de la línea A. Además, aseguró que el aumento de la tarifa en enero de 2012 “no alejó a los usuarios. Siguió todo igual”. “El reacondicionamiento de la A sumó bastante. Es otra cosa. Hay condiciones para viajar y para trabajar. A la gente le gusta el nuevo servicio, es una atracción y tratamos de poner lo mejor para que siga funcionando bien”, concluyó Charra.  Sin embargo, para un guarda de la estación Avenida de Mayo de la línea C, la situación es diferente: “Veo siempre el mismo movimiento. A veces más, a veces menos. En la hora pico de las cinco de la tarde las formaciones siempre están llenas. En la A quizás se nota más por haber estado un tiempo parada y ahora la gente está tirándose de cabeza a usar los nuevos coches, viajan mejor”.  Otra mirada importante acerca del crecimiento de pasajeros en el subte es la de los comerciantes. Para ellos la situación es diferente. “Fue muy notorio. Desde el aumento del boleto perdí muchos clientes, mucha venta. Ahora vendo la mitad de lo que vendía antes. Los clientes de siempre desaparecieron. Se ve mucha gente en las horas pico de la mañana y la tarde pero durante el día, al ser una estación normal sin combinación, no hay mucho movimiento. Cosa que antes sí pasaba”, asintió Karina Ríos, empleada del kiosco subterráneo de la estación San Martín de la línea C. Pero para Ernesto, dueño del kiosco de diarios y revistas de la estación Piedras, “está todo igual. Hay gente como siempre”. 
Clarín
24-06-13

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opiñon nos interasa, compartila !!!