FCS

FCS

LA ESPERANZA ES LO ÚLTIMO QUE SE PIERDE

ACTUALIDAD

Fotos: Sebastián Cortés - La Nueva.
La lucha de Sierra de la Ventana
El jefe de la estación, Marcelo García dejó de depender de Ferrobaires el jueves 1. Pasará a trabajar en la comuna de Tornquist.
Marcelo García fue el encargado de la estación de Sierra de la Ventana en los últimos años, y junto con su familia es el responsable que hoy sea la más cuidada de todas las de la línea y que cuente con un invaluable museo de objetos ferroviarios. En pocas palabras, así como lo hizo su hermano Rubén en Saldungaray, salvó a la estación de que fuera vaciada y rapiñada por el ser humano.
Después del anuncio del cierre del ramal, el municipio de Tornquist consiguió que en la estación de Sierra él pueda seguir vendiendo pasajes para la vía La Madrid, incorporándolo como empleado municipal. Además, seguirá haciéndose cargo del cuidado del edificio y las instalaciones.
“¿Qué sensación me deja el cierre del servicio de pasajeros? El haber luchado hasta el final y no haber podido revertir la situación. Hoy la esperanza está en conseguir que el municipio pueda hacerse cargo también de la estación de Saldungaray”, lamentó.
Cuando estuvo activa, en Sierra de la Ventana se llegaron a vender 250 tickets diarios hacia Plaza Constitución en temporada alta, en las dos frecuencias semanales con que contaba. El resto del año, había entre 50 y 80 pasajeros por formación.
La esperanza, para él, es lo último que se pierde.
“Tengo entendido que nunca se dijo que el servicio de pasajeros se cancelara en forma definitiva. Pero también entiendo al usuario y a la gente de pueblo, porque desde el Estado se habla de proyectos a largo plazo y normalmente la gente no va en sintonía con los tiempos políticos.
“Entonces, pongo un pie en ambos lados: con la gente, para que vuelva el tren; pero que lo haga con seguridad y confort, como un servicio público que la gente merece”, señaló.
García tampoco cree en la posibilidad de una rehabilitación del servicio de pasajeros en el corto plazo: “si no se hizo en todo este tiempo ¿por qué va a hacerse ahora”, se pregunta.
“Estimo que esta es una medida a largo plazo, porque la desinversión en el mantenimiento está a la vista”, lamentó.
Es más: está de acuerdo con el planteo que se hace desde la Nación al hablar de la falta de seguridad para el servicio de pasajeros.
“Si un tren de carga se accidenta, no pasa nada ni hay riesgo físico porque la carga tiene seguro. En cambio, si un tren de pasajeros descarrila, el costo podría ser lamentable”, razonó.
“Cuando Ferrobaires corría el tren de pasajeros, jamás hubo problemas en este ramal. Pero ahora se está hablando de brindar un servicio seguro y confortable. Hoy el tren de pasajeros hoy puede andar a 30 kilómetros por hora, pero supongo que la idea sería acortar los tiempos de recorrido”, agregó.

 lanueva
13/03/2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opiñon nos interasa, compartila !!!