El Tren a las Nubes sube tramos viales en su viaje a San Antonio de los Cobres

ACTUALIDAD



A través de esta nueva propuesta los turistas disfrutan de los paisajes de los valles, de las yungas y la puna, para abordar luego un convoy que los lleva al viaducto La Polvorilla, a unos 4.200 metros sobre el nivel del mar.

El recorrido vial del nuevo trayecto, que se realiza los martes, jueves y sábados, comienza en la estación Salta, donde los pasajeros abordan los vehículos en los que recorrerán Campo Quijano, Gobernador Solá, El Alfarcito, la Quebrada de las Cuevas y la llanura de Muñano, hasta San Antonio de los Cobres, donde se aborda el tren para recorrer el tramo final hasta La Polvorilla.
El presidente del Tren a las Nubes, Diego Valdecantos, señaló que "la idea de este nuevo recorrido es lograr que más comunidades puedan ser visitadas por turistas y recibir parte del flujo económico que esto genera".
Valdecantos subrayó que además de disfrutar de los paisajes de los valles, la quebrada y la Puna salteña "los visitantes pueden tomar contacto con nuestra gente y conocer sus actividades culturales y artesanales".
La primera parada es en Campo Quijano, el portal de los Andes, donde se exhiben una de las antiguas locomotoras a vapor del tren y una escultura del ingeniero norteamericano Richard Maury, constructor del ramal, cuyos restos descansan en este pueblo. El recorrido sigue a la Quebrada del Toro, donde comienza el camino de ripio que bordea el río del mismo nombre y que luego de pasar bajo el primer viaducto, de unos 250 metros de largo y que une Campo Quijano con Aguas Blancas, sigue en subida junto a la vía.
La quebrada forma parte del sistema de cañones de los Andes del noroeste que descienden de la cara oriental de la Puna de Atacama, desde alturas que superan los 5.000 metros, hasta alcanzar los valles inferiores, donde se forma el denominado Cañón del Toro.
El trayecto terrestre del Tren a las Nubes continúa en la quebrada de Yacoraite, un poblado de imponente belleza paisajística dominado por el río del mismo nombre y por el conocido cerro De la Pollera, que atrae a miles de turistas.
El Alfarcito, un paraje a 2.800 metros de altura donde se puede apreciar la tradición en la elaboración de artesanías folclóricas y la importancia de los valores ancestrales, es la próxima parada del recorrido terrestre. El final del recorrido terrestre es en Santa Rosa de Tastil, un poblado donde funciona el Museo de Sitio Santa Rosa de Tastil, donde se exhiben piezas y objetos pertenecientes al sitio arqueológico en la parte alta del cerro.  
Fuente: La Nueva
12/09/2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opiñon nos interasa, compartila !!!