CARDENAL CAGLIERO, UN PUEBLO QUE RESISTE EL ÉXODO

informe especial
Untitled-1

Carmen de Patagones.- La localidad de 17 manzanas se encuentra en el Partido de Patagones. Sólo la delegación municipal tiene internet y los bailes siguen vigentes.
Cada uno elige el estilo, el modo y el lugar donde habitar. Por un motivo u otro 107 personas tomaron decisiones para su vida y entre ellas es quedarse a vivir en Cardenal Cagliero, un poblado de 17 manzanas a la vera del ferrocarril que conduce a Carmen de Patagones.
A ese lugar de montes y pastizales, y con muchos aguaribay, llegó primero la estación ferroviaria: el 11 de noviembre de 1913. Sin embargo, la fecha emblemática y punto de encuentro para el motivo de festejo, es el 16 de diciembre.
Ese día de 1949, el entonces gobernador bonaerense Domingo Mercante decidió profundizar la política de desarrollo agropecuario resolviendo un problema de tierras fiscales en todo el distrito con un proyecto de colonización en esa zona en la perspectiva de contar con regadío y bajo el apotegma del general Perón de “dar la tierra a quien la trabaja”.
Le tocó al lote 132, donde está asentado el poblado, entre las vías del ferrocarril y la ruta nacional N°3. Lleva el nombre del expedicionario salesiano Juan Cagliero, quien tuvo que lidiar con el general Roca para convencerlo de su misión evangelizadora. Sus habitantes, desde años, tienen que luchar en forma hábil para salir adelante.
Cardenal Cagliero, un pueblo que resiste el éxodo
Varias generaciones conocieron el movimiento de un centenar de camiones como producto de las grandes cosechas de trigo, la explotación ganadera y de una salina que cuya concesión se mantiene en la actualidad.
Hasta 1991 mantuvo una población estable de 145 habitantes pero a medida que los chicos iban creciendo y había necesidades de un servicio educativo de nivel secundario -que nunca se concretó- la mayoría de los alumnos primarios decidieron mirar al Sur y trasladarse casi masivamente a Patagones. Hoy la población adolescente, es la que menos abunda, y sí, muchos abuelos.
La escuela primaria N° 30 José Manuel Estrada funciona con 15 niños, y su directora viaja todos los días desde la ciudad maragata.
Cardenal Cagliero, un pueblo que resiste el éxodo
La década del ‘90 que abrió una bisagra negativa para el país desde el punto de vista social económico también repercutió en el pequeño poblado.
Se perdió el servicio regular de trenes que circulaban desde Plaza Constitución y Bahía Blanca. Si bien el ramal fue recuperado, las voladuras de campos, con pérdidas de cosechas de trigo, sequía, y acumulación de arena sobre las vías haciendo peligroso el circuito, obligaron a Ferrobaires a firmar la partida de defunción el 3 de abril de 2011 y a levantar el tren de los sábados que era utilizado por los pueblerinos para llegar a Patagones como cabecera de Partido.
Cagliero tenía tres acopiadoras de cereales de las que sólo una quedó. “Casa Campetella”, un almacén de ramos generales, cerró sus puertas y dejaron de trabajar 13 empleados en 2011, según cuentan algunas mujeres mayores que formaron parte de esa firma. Algunos peones, avezados en el manejo de campos decidieron emigrar a Patagones, Guardia Mitre y Villalonga.
Cardenal Cagliero, un pueblo que resiste el éxodo
La estación de trenes está ocupada por una familia de la que sólo se tienen rastros por un vetusto auto y dos bicicletas ubicadas en el estacionamiento, y robustas gallinas batarazas.
Cagliero, junto a varias generaciones, sufrieron el cierre de la panadería, sólo la delegación municipal cuenta con comunicación por internet, la señal de telefonía celular se pierde a las pocas cuadras, es escaso el servicio de calefacción y nadie es habitué de los diarios porque el reparto pasa por la ruta 3, situada a nueve kilómetros.
Para peor, la villa agrícola fue azotada por un tornado en marzo de 2012 que causó importantes daños materiales: postes de luz caídos, cables cortados, ramas arrancadas, silos destruidos y una parte del histórico almacén de ramos generales derrumbado.
Cardenal Cagliero, un pueblo que resiste el éxodo
En 2013, las autoridades de Patagones prometieron concretar la primera etapa de un acueducto ganadero-turístico buscando llegar a San Blas, el contiguo pesquero que convoca a numerosos aficionados del país. Está en veremos, y el agua analizada de tres pozos que consume la población tiene alta salinidad y algo de arsénico.
La única página que se está abriendo para creer en ellos mismos y como espacio de construcción colectiva desde el punto de vista productivo, es la habilitación de una sala -muy bien acondicionada- de faena de pollos y cerdos que operan una comisión de productores. “La idea a futuro, es conseguir vender en el Partido, y por lo menos generar un puesto de empleo”, apunta la delegada municipal María José Garrido.
Cardenal Cagliero, un pueblo que resiste el éxodo
En los últimos años, la Provincia de Buenos Aires promovió el incremento de la producción porcina. Esta posibilidad se trasladó al lugar entregando subsidios para la cría, sin embargo, quienes se inscribieron en el programa tienen problemas para alimentar las piaras y deben realizar ingentes esfuerzos para que puedan tomar agua ya que les cortaron el servicio.
Aunque los bailes del Club Social y Deportivo no se cortaron. Es un costado costumbrista de este pequeño entorno que nunca perdió su esencia. Aun sigue vigente, y suele mantener su atractivo para varias localidades cercanas.
Río Negro
24/06/2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opiñon nos interasa, compartila !!!