EL TREN DEL VALLE SE GANÓ LAS TRES B: BUENO, BARATO Y BONITO

ACTUALIDAD

Es utilizado por 2.000 personas por día. Aseguran que es más cómodo, barato y rápido. Reclaman más frecuencias.
GABRIEL DAL PIVA

A casi tres años de su inauguración el Tren del Valle sigue encantando a sus pasajeros. La gente lo quiere, pide que sumen más frecuencias y que se expanda su recorrido. Destacan que es económico y cómodo para viajar.
Es uno de los pocos lugares donde la inflación no llegó todavía. El boleto mantiene el mismo valor con el que inició. Para los usuarios que abonan con la tarjeta SUBE el precio es de 4 pesos y sin la tarjeta el valor es de 7 pesos. Por lo cual la diferencia con otros medios de transporte es notable. Movilizarse en colectivo de una ciudad a la otra cuesta 14, 85 pesos, con un costo menor para estudiantes.
Ads by scrollerads.com

La vuelta oficial del tren de pasajeros llegó después de más de 22 años de ausencia en la región, tras su cierre en la década del 90.
No faltan los que reclaman más frecuencias y que se extienda su recorrido para llegar a otras localidades aledañas. Algunos critican que se rompe en ciertas oportunidades. Pero al hablar del tren la mayoría de los pasajeros destacan sus virtudes.
Ernesto Sepúlveda mientras viajaba ayer con su señora opinó que es un medio mucho más cómodo y pidió que se extienda de Roca a Senillosa. Es oriundo de Cipolletti y dijo que no sólo lo usa para ir a Neuquén a realizar trámites. También fue un medio ideal para realizar paseos junto a sus nietos.
Desde que parte de la estación hasta la próxima parada, en esos 25 minutos reina la tranquilidad. El tren aminora su marcha en el trayecto que cruza el río Neuquén y más adelante retoma su velocidad habitual.
Actualmente se estiman que 2.000 personas utilizan el servicio diariamente en las 22 frecuencias que tiene a lo largo de cada jornada.
En el andén hubo pasajeros que revelaron que iban a tener “su primera experiencia” de viajar en tren y aunque quisieron no pudieron ocultar su emoción.
Te puede interesar Cumple dos años el tren que hizo más fácil cruzar el puente carretero
Entre cada salida, personal de limpieza sube al tren y lo deja listo para la siguiente partida. El silbato marca el comienzo de un nuevo viaje, y tras su paso por las vías roba la atención por unos segundos de los que circulan cerca del lugar, que acompañan con la mirada el trayecto de los primeros metros de ese gigante en movimiento. “Mirá el tren”, le dijo una madre a su hija para que contemple esa postal.
Desde su comienzo sumo adeptos que suben al tren casi todos los días. Fabián Montesino, vive en Neuquén y viaja de lunes a sábado hacia Cipolletti por cuestiones laborales. “Lo uso casi todos los días a la mañana”, marcó Agustín Perello, estudiante de Ingeniería en Petróleo. Es su medio habitual para llegar a la facultad en Neuquén. Contó que vive en Cipolletti cerca de la estación “por lo que me queda más cerca la parada del tren que la del cole”.
Otros viajan eventualmente. Ariana Durante dijo que usa el tren “una o dos veces al mes. Hace dos años tuve mi primer viaje con mi papá y hermanos “para conocerlo”.
El día que un silbato anunció la partida del primer viaje
Pasaron más de 22 años para que las vías de la región volvieran a ser el lugar de paso de un tren de pasajeros. Fue el 21 de julio de 2015 la fecha oficial en que la estación recibió a los primeros viajeros.

En aquella oportunidad fueron 210 personas que estrenaron las flamantes formaciones y no faltaron lágrimas de emoción ni euforia, tras uno de los regresos más esperados.
La inauguración protocolar fue por videoconferencia de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner desde Cañuelas, anunciando la partida de la primera formación. En su discurso la ex primera mandataria destacó que con el servicio de tren los usuarios “reducirán el tiempo de viaje entre ambas ciudades en horas picos, pasando de una hora a hacerlo en 25 minutos”.
El acto local fue en la estación de Neuquén con autoridades nacionales, provinciales y locales que se reunieron en el andén.
La salida fue pasadas las 16 desde la estación de Neuquén hacia Cipolletti que los separan 6 kilómetros. La partida la siguieron desde el andén familiares de los pasajeros y vecinos que se acercaron para contemplar en primera persona este acontecimiento histórico. Ferroviarios ya jubilados no faltaron a la cita. Hijos de ferroviarios, estuvieron allí también, algunos se subieron a la cabina para conducirlo a destino, tal como sus padres les enseñaron.
La máquina que estrenó la vuelta de este servicio llegó desde la provincia de Buenos Aires enganchada a una locomotora de carga de la empresa Ferrosur Roca. Las duplas fueran fabricadas por la empresa Materfer en Córdoba.
Alejandra Pérez, actual usuaria del servicio recordó que recibió la noticia del regreso del tren “con mucha alegría” . El acto de inauguración “fue realmente muy emotivo”, expresó.
Desde su retorno, el tren funcionó de manera ininterrumpida, a excepción de los domingos. También descansa en las ocasiones que aparecen imprevistos como roturas en las máquinas o algún otro problema externo que impida su circulación.
“Hemos venido con los nietos desde Cipolletti para pasear. También lo usamos para realizar trámites en Neuquén”,
contó Ernesto Sepúlveda, mientras miraba atento a su nieto.
“Lo uso casi todos los días. Me resulta mucho más placentero, cómodo y económico. Uso el colectivo solo como complemento”,
aseguró Alejandra Pérez, docente de la Universidad Nacional del Comahue.
“Desde que se inauguró lo uso con frecuencia. Antes andaba en cole o en bici. Me conviene más por el precio y no viajo parado”,
Fabián Montesino que vive en Neuquén y viaja a Cipolletti por trabajo.

Recuperar una tradición bien argentina

“Para mí el tren significa mucho, por un lado recuperar una tradición, ya que mi esposo trabajó en el ferrocarril antes de los 90 y mi suegro también”, reveló Alejandra Pérez, que actualmente viaja diariamente en el tren.
Contó que su esposo realizaba tareas en el tendido y mantenimiento de las vías.
Actualmente la mujer lo utiliza para llegar a su trabajo. Vive en Cipolletti y es docente en la Universidad Nacional del Comahue. Usa el tren para trasladarse a la capital neuquina.
Alejandra enumeró algunas virtudes que observa en el tren. “Primero la rapidez, segundo el costo, es una diferencia abismal con el colectivo”, dijo.
Marcó el retorno de este medio de transporte a la región como “la recuperación de una tradición teniendo en cuenta lo que significó el ferrocarril para los argentinos”.
Recuerda cuando vivía años atrás frente a la estación de ferrocarril en Plottier. En ese momento sólo lo veía pasar con cargas y cuando viajaba a Buenos Aires le gustaba ver pasar las formaciones con pasajeros.
El 21 de julio de 2015, a las 16, desde una estación colmada de vecinos, el tren de pasajeros echó a rodar luego de 22 años de ausencia en la región.
Neuquén

Río Negro
05/04/2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu Opiñon nos interasa, compartila !!!